La ONU ha declarado el período 2005-2014 como Decenio de la Educación para el Desarrollo Sostenible


Esta iniciativa pretende fomentar los cambios de comportamiento necesarios para proteger y conservar el medio ambiente y  lograr que la actividad económica se desarrolle de una forma acorde con ese objetivo. La Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) busca aportar a los niños y jóvenes unos amplios conocimientos sobre cuestiones tan importantes como la Biosfera, el ahorro energético o la gestión eficiente y solidaria de los recursos, para fomentar la autonomía, la participación y la responsabilidad que permiten intervenir en la resolución de los problemas sociales y ambientales que afectan a nuestro planeta.


El desarrollo sostenible se ha definido como aquel capaz de “satisfacer las necesidades presentes de la humanidad sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas”. Intenta crear proyectos capaces de reconciliar los aspectos económico, social y ambiental de las actividades humanas, tres pilares que deben tener en cuenta tanto empresas como personas.

Para que el mundo sea sostenible es preciso que se aprovechen los recursos renovables a una velocidad acorde a la de su renovación; no consumir los recursos no renovables a mayor velocidad que la precisa para encontrar sustitutos; producir contaminación y residuos sólo a tasas que la Tierra pueda asimilar o absorber.


La EDS busca propiciar procesos de enseñanza-aprendizaje ambientalmente significativos; favorecer la aplicabilidad de los conocimientos; y potenciar la formación de valores de responsabilidad en el manejo de los recursos y de respeto a la diversidad. Promueve la adquisición de una serie de competencias como son la transversalidad, la pluridisciplinariedad, resolución de problemas, flexibilidad, y cooperación entre otras.


Asimismo, la EDS invita a los niños y jóvenes al reconocimiento del entorno y de sus interacciones, a su comprensión e interpretación a partir de experiencias guiadas por los educadores que:

  • ponen a disposición del sus alumnos estímulos y recursos,
  • abren perspectivas de investigación,
  • dialogan y confían en sus potencialidades,
  • alientan el esfuerzo individual y la cooperación,
  • tratan de configurar un ambiente de bienestar relacional,


de modo que el aprendizaje escolar suponga la vivencia de una calidad de vida transferible al resto de los entornos y etapas de vida.